ACNÉ

El acné consiste en una enfermedad inflamatoria, caracterizada por la aparición de granitos en la cara pecho o espalda principalmente. Para  combatirlo es necesario un tratamiento individualizado, adaptado a cada tipo de acné y de paciente.

Tratamiento del acné

El acné es una enfermedad de piel común que afecta principalmente a los adolescentes, aunque puede presentarse a cualquier edad.  Se define como una dermatosis inflamatoria crónica que se caracteriza por presentar comedones y lesiones inflamatorias que incluyen pápulas, pústulas y nódulos.  Puede asociarse a deterioro psicológico y social, ya que puede conducir a cicatrices y depresión.

Es importante tratar esta patología mediante tratamientos profesionales para el acné a la mayor brevedad posible, pues las lesiones de acné pueden provocar la aparición de marcas y cicatrices permanentes.

Existen diversas técnicas para tratar el acné para hacer frente a este problema, gracias a nuestra experiencia, seleccionaremos los tratamientos más eficaces según las características del paciente.

El acné es una enfermedad que con el tratamiento adecuado, normalmente evoluciona favorablemente, pero requiere un diagnóstico completo y una atención individualizada.

¿Necesitas un tratamiento para el acné en Alicante?

Contacta con nuestra clínica de Alicante y obtendrás una evaluación sin compromiso.

Causas del acné

El acné aparece al taponarse los poros, unos orificios diminutos en la superficie de la piel.

Las glándulas sebáceas ayudan a lubricar la piel y a eliminar las células cutáneas viejas. Cada poro es una abertura a un folículo, el cual contiene un cabello y una glándula sebácea.

Estos poros pueden resultar obstruidos cuando las glándulas producen demasiado aceite generando así el acné. Suciedad, desechos, bacterias y células inflamatorias se acumulan en estos poros produciendo la obstrucción.

La obstrucción se denomina tapón o comedón, pudiendo ser la parte superior del tapón blanca (acné miliar) u oscura (espinilla negra).

Cuando el tapón se rompe, el material que se encuentra dentro causa hinchazón y formación de protuberancias rojas. En cambio, si la inflamación es profunda en la piel, los granos pueden agrandarse hasta formar quistes firmes y dolorosos.

El acné no es un problema causado por bacterias, se genera por la hinchazón e inflamación del poro obstruido.

Cómo prevenir el acné

Aunque no se conoce una forma eficaz para prevenir el acné totalmente, los pacientes que lo padecen pueden tener en cuenta una serie de recomendaciones:

  • Limpiar la cara dos veces al día.
  • Aplicar los productos recomendados para tratar la afección de forma tópica después del lavado.
  • Secar la piel sin frotarla.
  • Practicar deporte al aire libre.
  • Reducir el contacto del pelo con la piel de la cara.
  • Intentar no abusar de alimentos grasos o con alto contenido en chocolate
  • No tocar los granos.
  • Evitar el estrés.